Ir al contenido principal

La prevención de riesgos y desastres en el hogar


Por Yerevan Gibrán Nava Malerva*, Ismael Díaz Ávalos** y Raymundo Padilla Lozoya***
La prevención de accidentes y desastres en el hogar también es una prioridad familiar, así lo expresó el maestro en Protección Civil, Javier Córdoba Saucedo, durante la sesión Plan Familiar de Respuesta a Emergencias Mayores y Desastres, del Seminario Permanente de Prevención de Riesgos y Desastres en el estado de Colima, organizado por el GERIEM y el Archivo Histórico del Municipio de Colima.

El ponente expuso lo que significa un plan familiar de respuestas a desastres y explicó cómo mejorar la seguridad de la manera adecuada. Destacó que es importante salir de manera ordenada de un área peligrosa y atender a las indicaciones oficiales, pues eso puede ser de gran ayuda para llegar a algún punto de reunión en caso de sismos o inundaciones.
Consideró que el plan familiar es una herramienta útil, ya que ayuda a que las personas estén mejores preparadas sobre qué hacer antes, durante y después de un posible fenómeno natural u otro agente generado por el hombre. Esto ayuda a reducir vulnerabilidades y a salvar nuestras vidas, el patrimonio y estar mejor coordinados con la familia.
Antes de la emergencia Córdova Saucedo recomendó tener un mapa de la vivienda para reconocer las salidas alternas, sujetar con amarras el cilindró de gas y tener a la mano una mochila de emergencia con los documentos más importantes.
Durante las emergencias es mayor la posibilidad de sobrevivir de las personas más preparadas, explicó Córdoba.
Según el ponente, para hacer un plan se necesitan los siguientes cuatro puntos:
1) Detectamos y reducimos riesgos
2) Diseñamos rutas de evacuación
3) Tomamos la mejor decisión
4) Realizamos simulacros.
Para hacer más dinámica la charla puso como ejemplo unos videos del sismo del 2003 que fueron grabados con las cámaras de palacio de gobierno este ejemplo sirvió de mucho ya que en los video proyectados se observan la forma de actuar de la agente ante este fenómeno algunos si sabían que hacer en estos caso pero otros entraban en total incertidumbre.

Además consideró, en el caso de Colima, dormir con ropa, tener una caja de herramientas, empatar planes de emergencia familiar, contar con mochila de primeros auxilios y organizar simulacros. Durante el evento sísmico y momentos después, consideró Córdoba que es importante mantener la calma, escuchar la radio local y ayudar con primeros auxilios a las personas que lo requieran. Recordó que “muchas personas murieron en el sismo en la ciudad de México del 2017, por regresar a los interiores de sus habitaciones para recoger objetos olvidados sin tener encuentra las posibles réplicas del sismo”.
Para finalizar con su ponencia, Córdoba recomendó que después de un sismo se revise el ambiente de la casa, las tuberías de gas y agua, hasta cerciorarse que estén en buen estado, para evitar fugas e inundaciones, o posibles accidentes. 
Por lo anterior, resulta notable que no es complejo contar con un plan de contingencia y que resulta muy útil para reducir riesgos y evitar daños físicos, es decir, para proteger a nuestra familia.
*  Estudiante de Periodismo
** Estudiante de Periodismo
*** * Periodista, historiador y antropólogo, especialista en riesgos y desastres, Universidad de Colima. Email: rpadilla@ucol.mx 

Comentarios