Ir al contenido principal

Un México sin suficiente agua potable ¿es posible?

Por Christian Domínguez Sarmiento*

En mi contribución mensual hablaré sobre los problemas de abasto de agua que existen en México. 

El ciclo del agua consiste en el traslado del agua a diferentes lugares mediantes cambios físicos. Las fases principales del ciclo hidrológico son la evaporación, la condensación, la precipitación, escorrentía e infiltración. 


 Ciclo del agua. Imagen tomada de https://es.wikipedia.org/wiki/Ciclo_hidrol%C3%B3gico

Sin embargo, este ciclo se ha modificado principalmente por el crecimiento de las ciudades, ya que la escorrentía y la infiltración se han visto dañadas. El concreto impide que la precipitación se infiltre y por lo tanto, toda esa agua precipitada se va directo al drenaje, donde después se contaminará. De esta forma, se ha modificado el ciclo hidrológico del agua. Aunado a esto, la desforestación ha hecho que los árboles ya no capten el agua proveniente de la atmósfera y los mantos acuíferos subterráneos dejen de recibir esta agua filtrada

Cada vez, las ciudades se hacen más grandes y hay un crecimiento poblacional exponencial; es decir, la demanda del agua es cada vez mayor. Por mencionar un ejemplo burdo, imaginemos que en el año 1970 habían 100,000 litros de agua diarios para repartirse entre apenas 1,000 habitantes de una región. Así que a cada habitante le tocaban, en ese entonces, 100 litros de agua diarios. Después, en el año 1990, el número de habitantes de esa región se triplicó y suponiendo idóneamente que la cantidad de agua permaneció constante, la cantidad de agua para cada habitante disminuyó a 33 litros. La misma cantidad de agua se tuvo que repartir entre más personas. Esta es una suposición para ilustrar mi punto: la dimensión de la población determina el estrés hídrico en una cuenca; en otras palabras, si somos más, necesitaremos obtener más agua para satisfacer nuestras necesidades. Desgraciadamente, las proyecciones indican que las regiones donde los recursos hídricos ya se encuentran bajo presión crecerán para el 2030. Estas regiones son la cuenca del Río Bravo, Península de Baja California, Lerma Santiago-Pacífico y Valle de México.

Perspectivas de crecimiento para el 2030. Tomado de http://www.aguas.org.mx/sitio/index.php/panorama-del-agua/diagnosticos-del-agua

Por ejemplo, una de las fuentes de abastecimiento de agua para la Ciudad de México es el sistema Cutzamala, el cual resulta insuficiente ante la creciente demanda de agua. Otra fuente son los mantos acuífieros, manantiales y pozos de los cuales se extrae agua. Sin embargo, la sobrexplotación de estos recursos naturales ha traido consigo que la Ciudad de México se empiece a hundir, pues el agua que servía como "resorte" ha sido extraída y todo el subsuelo del Valle de México se encuentra casi hueco, provocando hundimientos. Aúnado a ésto, los sismos han ayudado a que se rompan las tuberías y los drenajes, produciendo así fugas importantes de agua. Además, se le ha dado poco mantenimiento a esta infraestructura y las tuberías ya se encuentran muy viejas. Esto ha pasado porque se argumenta que "no hay dinero para su manuntención", ¿será cierto o será que los fondos son desviados por la administración en el poder?.


Lo que me llama la atención es que, al menos en la Ciudad de México, las inmobiliarias siguen y siguen construyendo nuevos edificios que, además de tener varios pisos, son muy anchos. La construcción de edificios ha sido un negocio muy rentable para las inmobiliarias y el gobierno en turno. Sin embargo, no ayudan en nada a detener los problemas ambientales que la ciudad tiene, como el abasto de agua. Por otro lado, también resulta contrastante que a pesar de sufrir lluvias intensas en una determinada temporada, las cuales se traducen en inundaciones por la basura en los alcantarillados y un sistema insuficiente de drenaje, se sufra al mismo tiempo un desabasto de agua.


El desabasto de agua podría ser un problema gravísimo si continuamos modificando nuestro ecosistema. Las proyecciones futuras indican que podrían haber conflictos en los países que comparten lagos, ríos o acuíferos. Entre los países con alertamientos futuros se encuentra México y Estados Unidos. ¿Se imaginan que películas como MadMax se volvieran realidad? ¿se imaginan que hubieran guerras por tener agua?.
Lo más preocupante es que las proyecciones de cambio climático también indican que gran parte de México se va a secar porque la lluvia tenderá a disminuir (Farinosi et al. 2018).

   


Entonces, respondiendo a la pregunta ¿podría ser posible que México se quede sin suficiente agua potable?. La respuesta es si, en un futuro próximo podríamos dejar de contar con este valioso recurso debido a varios factores: la influencia del cambio climático en la precipitación, la falta de mantenimiento de la infraestructura del sistema de las tuberías, la sobredemanda de agua y la sobreexplotación de los recursos naturales, entre otros. Sin embargo, existen ¡noticias buenas!, ¡aún estamos a tiempo de prevenir una catástrofe!.

Algunas de las recomendaciones a seguir son:
1) Utilizar racionalmente el agua, no uses demasiada agua para bañarte, lavar tus trastes, tu ropa o el carro.
2) Busca la forma de reforestar alguna región próxima a donde vives.
3) Trata de hacer conciencia en otras personas sobre el uso adecuado del agua.
4) En la medida de lo posible, trata de implementar sistemas de captación de agua en tu hogar.


Los sistemas de captación de agua caseros parecen ser una buena solución para usar el agua proviente de la lluvia, aparte de contar en casa con un rotoplás o una cisterna (https://morningchores.com/rainwater-harvesting/). Sin embargo, una de las desventajas sobre los sistemas de captación de agua es que no pueden filtrar adecuadamente el agua proveniente de la lluvia ácida, debido a la alta concentración de contaminantes. El agua que provenga de la lluvia ácida puede ser usada únicamente para lavar los automóviles, vaciar el baño o para limpiar tu casa, pero no debe ser usada para consumo humano. Si vives en una ciudad que no presenta altos niveles de contaminación, entonces si podrías consumir el agua que provenga de tu sistema de captación, una vez que uses algún filtro.
Básicamente, se necesita una canaleta que distribuya el agua de lluvia hacia una tubería que esté conectada a unos tambos. El filtro se debe poner en la parte de la conexión de la tubería a los tampos (idealmente en la entrada de los tambos). También, sería deseable que los tambos tengan alguna llave inferior para que de ahí se pueda obtener el agua.

Sistema de captación de agua casero. Tomado de https://morningchores.com/rainwater-harvesting/




Hasta la próxima!

*Dra. en Ciencias de la Tierra.  
Profesora de la licenciatura en Ciencias de la Tierra, Fac. de Ciencias, UNAM
Miembro de REDESClim (Red de Desastres asociaciados a fenómenos hidrometeorológicos y climatológicos)
https://www.researchgate.net/profile/Christian_Dominguez4
https://www.linkedin.com/in/christian-dominguez-sarmiento-707329154/

Comentarios

  1. Nuestros problemas ambientales y la creciente demanda de recursos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario